TE PREQUIERO

“Te prequiero. No digo que te quiero, porque es pronto y te vas a asustar. O sea más todavía. Por eso te digo que te prequiero. Te prequiero mucho”

Llegó porque tenía que llegar. De forma rápida y sin avisar. Cuando menos lo esperas. Simplemente se planta ante ti y te arrea un buen bofetón a mano abierta en toda la cara mientras te devora por dentro. Fugaz, como todos los trenes que había estado observando en la estación. Que paren máquinas, para este tengo el billete comprado y no quiero bajarme. Mira la vida como vuelve y te sorprende.

Muéstrame tus cosas buenas pero también las malas. Quiero oírte reír a carcajadas y que me contagies. Que me corras por las venas. Quiero tu imagen en mi mente. Ser el ladrón de todos los besos posibles y que tú me concedas otros. Porque no hay besos mas inflamables que los que me da tu boca. Quiero viajar y hacer contigo las aventuras más imposibles. Lo quiero todo. Hasta el más mínimo detalle. Por minúsculo que sea. Pero paso a paso. Porque no tengo prisa. Quiero que discutamos y nos quitemos juntos las espinas. Verte llorar, fruncir el ceño, rabiar de impotencia y sacar ese carácter militar. Porque cuando navegues a la deriva y no encuentres la ruta correcta. Cuando todo lo des por perdido e ices la bandera de la rendición. Tenderé mi mano, te levantaré y te ayudaré a estar lista de nuevo. En las buenas y en las malas. Para eso formamos un equipo.

Te digo que te prequiero. Te lo digo porque no tengo prisa. Únicamente quiero cerrar los ojos y respirar. Hacer oídos sordos a todo ese zumbido exterior que es el mundo. Aislarme, pero contigo. Escuchar el silencio más estruendoso de este mundo. El redoble producido por los latidos de un desbocado corazón. Sentir  que la sangre hierve de repente. Abrir una botella de vino y beberme contigo hasta la última gota de la madrugada. Perderme en la geografía de tu piel. Porque no sé si me gusta más tocar el cielo juntos o pasear por el infierno cogidos de la mano.

No soy el único que aprecia que realmente vales la pena. Pero quiero ser el que no pase de largo. Quiero ser la oveja negra de ese rebaño. No soy el único que te desea. Pero pienso ser el único que se detenga contigo a cada momento, sea como sea. Porque aunque tú no me veas, yo sigo aquí. Yo nunca me fui.

CpstRLe

Te juro desconsolado, que una mujer a mi me ha enamorado y me ha robado el mío para siempre, que a mí me ha robado el mío para siempre. (Juan Carlos Aragón)

Felipe Gómez Rivas.

Imagen: Pinterest

Anuncios

16 Comments

  1. El “te prequiero” es buenísimo, de la película de PRIMOS de Daniel Sánchez-Arévalo, eso se lo dice el personaje de Quim Guitérrez a Inma Cuesta, me gustó mucho la película. Tu reflexión también.

  2. Francamente maravilloso. Un placer toparme con esta maravilla. Seguiré por aquí para disfrutar de palabras hermosas y relatos envolventes. Ya soy fan!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s